too much pink

Having fun! :D

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Lamish (is this even a word?)

This is a lame lame lame blog (if one could ever actually call it that)

Over and out.

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

Pues resulta…

Pues resulta que tenía abandonado este blog y hay tantas razones para ello que me da una hueva inmensa escribirlas -aún más grande la que ustedes tendrían si las leyeran-. Y es que entre tanta lluvia, encharcamiento, inundaciones mentales, ligues chafones, desvelos, explotación laboral y depresiones, lo último que me pasaba por la cabeza era recurrir a este lugar de catarsis donde bien me puedo descoser con la posibilidad de que alguien lea y comente.

Y justo ayer que tuve oportunidad de estar presente en México Siglo XXI y platicar con Biz Stone -creador de Twitter- entre otras grandísimas personalidades, me di cuenta de lo que me pasaba, pues cuando se le planteó una pregunta dirigida a conocer su opinión al respecto de si twittear (dícese de la acción de postear un comentario de 140 caracteres o menos en Twitter) había "matado" al blogging (dícese de la acción de…. ¿ash ya saben no?) y él, muy serio, respondió que no. Pues yo digo que sí, porque he aprendido a resumir mi vida, mi estado de ánimo, frustraciones, experiencias y hasta lo que como y escucho en 140 caracteres o menos. Esa es una razón (o excusa) por la que he tenido este blog tan empolvado y olvidado.

¿Qué ha pasado en los últimos meses? Digamos de mediados de julio (fecha del último post) hasta ahora, casi mediados de septiembre… mucho y nada.
El típico panorama del recién egresado; un trabajo lo suficientemente lame como para tener mi voluntad adormecida pero en justa medida como para querer buscar algo más. Sin embargo viví un verano de autodescubrimiento (ok ya dejaré de escribir con esas mamadas psicológicas de a 2 varos) bastante productivo, ajetreado y un tanto cuanto loco y cansado, Pero finalmente voy descubriendo que así me gusta que sean las cosas. Se siente más rico llegar a casa hasta la madre pero sabiendo todo lo que se hizo en el día que llegar en blanco, aburrido y con la sensación de que todo es la misma mierda repetida una y otra vez (aunque así sea).

Evitaré incurrir en mis experiencias sentimentaloides porque muchas veces hasta yo me doy hueva. Mejor trataré de mantener esto al día y así seguir el transcurso del tiempo que a partir de ahora espero. Espero que se den las cosas, que las piezas se acomoden y que las cosas se me revelen más claras; así como mi profe (ahora ex profe) de Nuevas Tecnologías nos puso un día a resolver un cubo Rubik. Al principio yo creía que tenía idea de cómo se resolvía y le hacía a la payasada de armarlo (yo muy chicha, muy salsa, muy chinches bravas tururu) pero cuando me di cuenta de que era más complicado de lo que había imaginado me di cuenta de que con cada pieza que movía insensatamente sólo la cagaba más. Así que dejé que alguien más me guiara en el conocimiento y eventualmente lo resolví. Con ayuda, desde luego, pero lo logré.

Pues así con mi vida. Ya no sé ni qué chingados, si estudiar de una vez la maestría aquí o si mejor hacer mi tesis y esperar que un lucky strike llegue a mí y me den una beca para estudiar en el extranjero, si seguir en este lame job o cambiarme a uno igual de lame pero mucho mejor pagado, si seguir en esta la Ciudad de la Desesperanza o si mejor retirarme a mi pueblo… en fin. Quizá le llame a Amira para que me diga que pedo (¿o era Madame Zazú?) y de paso un día de estos me pararé en ese puestito de Lotería en el metro y probaré mi suerte. ¿Quien quita y la suerte de novato es lo mío?

Será el sereno pero ya no sé ni qué pedo y es hora de que alguien (o algo) me rescate. Voluntarios alistarse aquí.

Es todo por el momento mis niñ@s. Tengo sueñito, me eché un té de siete azahares y parece que sí funcionó. Mejor me voy a la meme de una buena vez. (Ah! les cuento rapidísimo que entro a las 5 de la mañana a trabajar, por lo que me tengo que levantar a las 4, lo que significa que adiós pedas entre semana y si las hago ya ni las aguanto, pero para las 12 del día ya estoy libre; pros y contras…)

PD: mientras escribo esto medio México está entradísimo con el partido contra Honduras…puaj

Valo Spacer Woman

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Así que esto es ser recién egresado (o La Gradudada)

Ya soy Graduada. Pero no tendré un affair con un tipo alcohólico, patético y totalmente decadente preferentemente llamado Mr. Robinson. No hasta el momento.

Y como lo había prometido antes he aquí la entrega de la experiencia que tengo al ser oficialmente recién egresada, que a su vez es orgullo y estigma social. Orgullo para los padres de familia, quienes ya superaron el estrés que viene dado con los pensamientos de peligro que puedan obstaculizar la carrera (desviarse del camino, adicciones, embarazos no deseados, fugas, etc.) y estigma social para uno; concretamente al ir en busca de trabajo. NO, no importa la experiencia previa que haya tenido en mi área, no no importa que he hecho muchas cosas para una recién egresada, el hecho es que ¡soy recién egresada! o recién salida del cascarón. Somos verdes, somos unos pollos, inexpertos, tontos, insuficientes.

Y es entonces cuando viene la nostalgia por la vida universitaria y se pone uno a pensar que los problemas y las presiones que se tenían entonces no eran nada, que lo mejor era estar ocupado en algo, ser estudiante, permanecer en la zona de confort. Y los profesores, los exámenes, los proyectos, presentaciones, investigaciones, conflictos escolares, desveladas, cansancio y hartazgo eran tan adorables. Era yo joven, ingenua, con un futuro por delante cuya única preocupación era estudiar. Y cuánto tiempo perdí, cuántas cosas extrañaré, cómo cambié, cuántas oportunidades desaproveché blablabla. En resumen la eterna fantasía del mejor pasado del ser humano.

Y es que en general siempre hemos idealizado el pasado y lo seguiremos haciendo. NO importa en qué época se haya nacido; "nuestros tiempos" eran mejores que los actuales, los jóvenes no eran tan desenfrenados, la diversión era sana (en serio, ya van como 3 generaciones distintas a las que he oído decir eso, incluso una casi contemporánea mía), los precios eran razonables, no había tanta delincuencia, el planeta era un lugar mejor y so on….

Pero la verdad es que no hay ningún mejor o peor pasado. El mundo ha sido una mierda siempre por el simple hecho de que nos empeñamos en enmierdecerlo cada día más (¡inventé una nueva palabra!)
¿Qué nos queda? Seguir viviendo en la fantasía para evadir la realidad. Seguir pensando en que algún día todo esto mejorará -al más puro estilo del extinto Rey del Pop: Heal the world make it a better place-

Y desde luego que hice el obligado recuento de los recuerdos; ya saben, rescatar libros que usé, hojear mis ahora antiguos cuadernos de la universidad, ver con nostalgia fotografías, reírme de los recuerdos y ese tipo de cursilerías que hemos aprendido de no sé dónde. Ahora sí, todos somos amigos, no hay rivalidades, borrón y cuenta nueva. Ahora sí, todos mis maestros son entrañables, a todos los quise mucho, aprendí tanto, cómo amaba mis clases y cuánto le debo a la escuela. Y todo lo que no quise hacer por la más pura hueva durante mis días de estudiante lo quiero hacer ahora. Ya no me parece tan reprobable la idea de pasearme una vez más por la uni y pedir que me presten el cuarto de revelado. Ya no me parece tan reprobable el querer trabajar en los proyectos de investigación que no concreté, ya no me parece tan reprobable leer esas copias que arrumbé. Todo lo que sea con tal de prolongar esa zona de confort.

Y ahora más que nunca, cuando las cosas no pintan nada bien, cuando la situación está "macabrona" es que quiero una de dos opciones: a) Estudiar cuanto antes la maestría b) Irme a vivir a las montañas

Las vicisitudes del ser humano ladies and gentleman.

Mientras tanto sé que "estar de vacaciones" es el mejor pretexto para disfrazar que estoy desempleada, en bancarrota y sin nada que hacer.

The Space Lady

Pie de foto: Graduación de Secundaria: ojalá todo fuera como entonces (jaja) [den click sobre la foto para vista completa]

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Confesiones de una buena para nada Parte II (O quiero ser un caracol)

Caracol.

Un caracol. He decidido este día señoras y señores; miembros del jurado, que quiero ser un caracol; aspiro la vida de un caracol.

Y es que ya han sido tantas cosas -y hay momentos en la vida en que suceden tantas cosas que uno pensó que sería imposible que todo se juntara- que me hacen querer encerrarme en una conchita por un buen rato sin sacar la cabeza a la luz. Pero como no tengo conchita me refugio bajo las sábanas de la cama; ese lugar oscuro, calientito, donde nadie jode ni a nadie le importa. Pero la vida no me deja -¿o será que no me dejo?- estar bajo las sábanas todo el tiempo. Para colmo de colmos, hace unos cuantos días me decidí a mandarle un e-mail de courtesy hello al que parecía ser el único sujeto bueno de esta ciudad que evitaba que mi corazón se convirtiese en una manzana podrirda. Ya saben, nada comprometedor, simplemente un "Hola cómo has estado, hace mucho que no sé de ti". Yo hubiera preferido que no me contestara, después de todo pudo haber dejado una puerta abierta al beneficio de la duda, pero éjele que contesta sólo para decir que ya no vive en México y ahora anda en Noruega con su novia -claro, no sin antes dar el típico ¡Qué gusto saber de tí, blablabla!. Puk. Así. Sin rodeos. Pues como digo CUICUIRI.

Como recibí varias reprendas de amigos a causa de la primera parte de Confesiones… estoy forzada a ver ahora la vida con más ánimo. Y todos dicen: paciencia Valo. Pues yo quisiera que en GNC vendieran pastillas de paciencia; yo compraría cajas para abastecerme durante unos 4 años (bueno, menos; considerando que el mundo se acaba/cambia en 2012 sería solo para dos años y medio) pero resulta que no las venden y yo ya he buscado hasta por debajo de las piedras y nomás que no encuentro la mentada paciencia. O si los "comerciantes" ambulantes las vendieran, seguro yo haría millonaria a una triste familia de la Bondojito o Tepito o de donde sea que provienen esas personas, como cuando una vez en el peserdo se sube un fulano con la milagrosa Pomada Azteca para dolores de reumas, artritis, espalda, cuello, panza, ojos, cura acné, cáncer, sífilis y hasta influenza porcina y yo como traía un dolor de espalda nefasto estuve a punto de soltar los diez varitos. Es por eso que surgió mi inspiración de ser un caracol.

Y no se crean que la del caracol es una vida despreciable, miserable, ni siquiera cobarde; todo lo contrario my friends. Créanme que se requiere de mucho valor para ir contracorriente y estar en la concha, sólo ahí sin moverse, sin que el mundo se meta con uno, porque con los caracoles nadie se mete. Y les vale madre si son feos, babosos, lentos, inútiles, poco productivos; incluso los jardineros les mientan la madre porque se comen las plantas y ¿saben? a ellos LES VALE siguen tragando planta. Es por eso que la vida del caracol es altamente admirable. Pero muchos se preguntarán -y si no, pregúntenselo ahora- ¿dónde se puede caracolear? ¿En la escuela, en el trabajo? Pues sí, se puede caracolear a donde quiera que se vaya, pero lo óptimo es caracolear en la propia cama, aunque de no serles posible -sea porque siguen sintiendo la presión social diaria de las obligaciones, sea porque apenas están probando esto de ser caracol y no se han decidido del todo- se puede caracolear donde quiera que vayan. ¿Los mejores lugares? El trabajo, la escuela y la iglesia (eso último no lo he probado pues no voy a iglesias pero mis colegas caracoles que son pseudo devotos me lo han confirmado).

En fin. Aquí me despido, con las bases de la Doctrina Caracol. Y qué mejor caracoleo que bloguear babosadas cuando debería acabar un proyecto final para Legislación de los Medios. Uy, ya tengo que hacer -otro día con más calma- una entrada acerca de los sinsabores y sabores de acabar la carrera, ya me está pegando la nostalgia. Chale. Qué rápido se me pasa esto de la vida.

Au revoir mis compañeros scargots.

PD: ¿Alguien sabe cuál es la diferencia entre los caracoles y las babosas? ¿O Sólo es el nombre regional que toman nuestros queridos animales?

Soundtrack: Caracol, de :etc

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

Confesiones de una buena para nada (Parte I)

Pues bien, heme aquí, haciendo una confesión en un momento de mi vida que debería ser decisivo y ya debería estar decidido. Señoras y señores, miembros del jurado y anexos, yo confieso aquí y en este instante que soy una buena para nada, toda mi vida lo he sido y temo mucho que lo seguiré siendo. He visto pasar personas admirables en mi vida, estoy rodeada de personas admirables y en muchos lugares surgen personas admirables de las coladeras y brillan como luces de un farol de la calle. Yo en cambio, soy medianamente buena en algunas cosas pero no talentosa. Soy despierta para ciertos temas de conversación pero nunca brillante. Soy medianamente "mona" pero nunca hermosa. Tengo 22 años y no he hecho gran cosa con mi vida. A pesar de que procuro mantenerme en constante actividad, no puedo escapar por mucho tiempo de la sensación constante de estar perdiendo el tiempo, desperdiciando oportunidades y dejando que la vida me pase de largo sin que yo haga esfuerzo alguno por alcanzarla.

Confieso también que muchas veces me he consolado con el pensamiento de que las cosas llegan a uno cuando se está preparado para recibirlas, que cada quien tiene, tuvo y tendrá lo que merece y que todo lo que no pudo ser es porque no era para mí. Las bases del conformismo y la mediocridad.

Confieso que anhelo el éxito personal y profesional, confieso que muchas veces he pensado que estoy dispuesta a sacrificar muchas cosas con tal de obtener lo que quiero, pero muchas otras veces simplemente me gustaría rendirme; tirar la toalla y retirarme a vivir en las montañas, sin conocer personas, sin anhelos, sin tener ambiciones, codicias, envidias ni la constante necesidad de superarme que no proviene todas las veces de un profundo deseo personal sino de presión social. Me gustaría muchas veces alejarme del tumulto antes de que me coma, correr de ese sentimiento abrumador como se corre de una nube de lluvia. Pero la mayoría de las ocasiones resulta que no sé ni lo que quiero.

Sí claro, hay quienes están peor, pero no me interesa darme falsas esperanzas comparándome con ellos. La verdad es que en muchas ocasiones me siento pequeñita; diminuta como un enano en medio de rascacielos. Todos "entrándole al quite", "rifándosela", "siendo unos chingones" y yo como el chinito, nomás milando milando, pensando para mis adentros: "tranquila, tu tiempo llegará, tu oportunidad vendrá" pero sabiendo de antemano que es autoengaño.

Pues bien ¿qué tengo entonces que ofrecerle a un mundo que parece ya tenerlo todo? No soy la gran bailarina ni la gran actriz, ni la gran cantante, ni la gran creativa, no dibujo, no escribo, no soy músico prodigioso, no soy la gran atleta, ni la socialité, ni la diplomática que México espera. No soy mujer de ciencia, no poseo una mente brillante, no soy alta ni espigada, no soy la gran pensadora ni la gran filósofa. Muy probablemente formo parte entonces de esa masa gris, triste, lenta y torpe llamada mediocridad. Ahí pasándola, ahí dos tres, ahí mas o menos; ahí nomas. Medianamente todo; medianamente mujer, medianamente ciudadana, medianamente estudiante, medianamente amiga, medianamente feliz. Aquella masa que sabe poco de todo, pero que en realidad no sabe nada. Viviendo al día, a veces opaca y a veces más oscura. Gris y viscosa.

Demasiado insignificante para resaltar y llamar la atención en un cuarto lleno de gente, pero demasiado conspicua para pasar desapercibida en una casa de locos. Ni arriba ni abajo, ni vivo ni muero. Ahí nomas. Producida en serie, un código de barras en mi trasero, siempre con un precio, made in China.
Indigna de generar un interés profundo, incapaz de generar fascinación a su alrededor. Siendo la sombra de algo o alguien. Un elemento más de adorno. Siempre admirando en secreto y preguntándome ¿qué tiene fulano que lo hace tan especial? ¿qué tiene sutana que la hace tan atractiva? ¿Qué tengo yo?

Siempre pensando dónde estarán los demás, sabiendo de antemano que seguro tienen más vida que yo. Siempre tratando de expandir mi cerebro inútilmente, como cuando se trata de meter tantos papeles en un cajón que ya no cierra, deseando muchas veces ser alguien más, estar en los zapatos de alguien más; sabiendo de nada. Convirtiéndome en nada.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios